CONOCES EL SINDROME DE MADAME BOVARY O BOVARISMO?

Síndrome de Madame Bovary. También conocido como Bovarismo, es un término utilizado en psicología, en aspectos del comportamiento humano caracterizado por un estado de insatisfacción permanente de quien lo sufre, en el plano afectivo y social derivado del contraste entre las ensoñaciones e ilusiones del paciente -marcadas por cierta imaginación y romanticismo- y la realidad, que suele frustrar las ambiciones vanas y desmesuradas.

El término fue utilizado por primera vez por el filósofo francés Jules de Gaultier en su estudio Le Bovarysme, la psychologie dans l’œuvre de Flaubert (1892) y alude a la novela Madame Bovary de Gustave Flaubert, en concreto a la figura de su protagonista, Emma Bovary. Dicho personaje, era la esposa de un médico. Ella sostenía relaciones adúlteras y vivía más allá de sus medios con el fin de escapar de las banalidades y vacíos de la vida de provincia.

Aunque la trama básica de la novela es bastante simple, incluso arquetípica, su verdadero arte reside en sus detalles y patrones ocultos. Aparentemente es una convencional historia de adulterio, pero logra convertirse en un análisis de la humanidad, en un enfoque de la monotonía y la vida burguesa; se encuentra con un matrimonio insípido, que busca sensaciones y emociones que solo existen en la imaginación.

Partiendo de estas ideas, el filósofo de Gaultier, utilizó el nombre de la novela para describir esos comportamientos patológicos que influyen en la frustración emocional y social de muchas personas.

El Bovarismo es un término utilizado para denominar el producto de unos rasgos de personalidad exacerbados, no puede considerarse una patología al uso y por tanto el término “curación” no es aplicable en estos casos. Los objetivos deben orientarse a una interpretación más útil y eficaz de la realidad compartida y una mayor adaptación al contexto social, afectivo y a las exigencias cotidianas. Ser consciente el problema es el primer paso para buscar una solución. En psicoterapia deben identificarse los patrones cognitivos y afectivos que sustentan el problema. La ruptura del círculo se relaciona con la aceptación de sí mismo y las circunstancias actuales, el replanteamiento de prioridades vitales y al establecimiento de metas alcanzables.

En las mujeres con el síndrome,‭ ‬una niñez de abandono u otras experiencias traumáticas,‭ ‬conducen a una necesidad de sobreatención por parte de los hombres.‭ ‬Hay una ansiedad incontenible por hallar el alma gemela,‭ ‬y cualquier candidato puede transformarse mágicamente en el hombre elegido.

Pero los ideales no existen.‭ ‬Cuando la realidad empieza a mostrar su rostro,‭ ‬ella misma empieza a destruir sus castillos en el aire:‭ ‬la queja y el reproche remplazan el deslumbramiento desmedido de los inicios,‭ ‬sobrevienen las peleas,‭ ‬las infidelidades y la ruptura,‭ ‬muchas veces explosiva. Entonces es el turno del siguiente.‭ ‬El proceso puede ser veloz,‭ ‬y los candidatos de personalidades y escalas de valores muy variables. Mantener la ilusión requiere un procesamiento selectivo de la información que se obtiene del entorno. Aquello que es coherente con lo que se desea es prioritario, y aquello que no lo es, queda en un segundo plano. Aunque no hay delirio, si se tiende a ignorar las señales que ponen en riesgo las creencias distorsionadas y las metas anheladas. Así se plantean verdaderas fugas de la realidad, o lo que para terceros supone una carencia absoluta de sentido común. Sin embargo, la realidad acaba siempre imponiéndose, provocando sufrimiento e insatisfacción.

A menudo se construyen verdaderos castillos en el aire, especialmente en el ámbito afectivo, implicándose en relaciones pasionales y autodestructivas. También es frecuente que experimentar dificultades para mantener relaciones de amistad significativas y duraderas. A menudo se sueña con un estilo de vida por encima de sus posibilidades económicas. En el ámbito profesional es frecuente la ideación de proyectos que fracasan en los estadios iniciales o que ni tan siquiera llegan a ponerse en marcha.

El sentimiento de vacío resulta del escaso logro de aquello que se proyecta. La persona se muestra insatisfecha, frustrada o triste. Es muy común que los demás perciban que la persona tiene una escasa tolerancia a la frustración, es decir, una sensibilidad exacerbada a todo aquello que resulta desagradable. Se produce una reacción emocional excesiva a imprevistos, molestias o demoras en la satisfacción de sus deseos. Percibidos como egocéntricos e inmaduros, tienden a victimizarse y a explicar sus dificultades y fracasos a partir de factores externos. La culpa es de los otros, de las circunstancias o de la mala suerte. Consecuentemente, abundan sentimientos de ansiedad, tristeza, agitación, resentimiento e ira. Generalmente, estos últimos son los motivos por los que la persona acude a psicoterapia.

Por: Alejandro Ojeda para Narcisistas al Descubierto

Publicado por narcisistasaldescubierto

Espacio de información sobre el trastorno Narcisista de la personalidad. NO ESTÁS SOLO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: