“MADRES NARCISISTAS” (incuye cuestionario para detectar si tu madre es Narcisista)

En nuestra cultura se sigue idealizando la maternidad, lo cual hace que a las hijas de madres narcisistas les resulte especialmente duro enfrentarse a su pasado. Para la mayoría de personas, es difícil concebir a una madre incapaz de amar y nutrir a su hija y, ciertamente, ninguna hija quiere creerlo de su propia madre.

El Día de la Madre es la fiesta más ampliamente respetada de este país, y en ella se celebra a una institución incuestionable. En general, se ve a la madre como alguien que se entrega plenamente a sus hijos, y nuestra cultura sigue dando por sentado que las madres cuidarán de modo amoroso e incondicional de sus familias y que conservarán una presencia emocional perdurable en su vida; que estarán disponibles y se podrá confiar en ellas pase lo que pase.

Aunque para la mayoría de madres resulta imposible cumplir estas expectativas idealizadas, esta imagen coloca a la madre en un pedestal heroico que desalienta las críticas. Por lo tanto, es psicológicamente desgarrador para cualquier niño —o adulto— examinar a su madre y hablar de ella con franqueza. Es especialmente difícil para las hijas cuyas madres no se ajustan en absoluto al angelical arquetipo materno. Atribuir cualquier característica negativa a mamá puede desestabilizar los principios culturales que hemos interiorizado.

A las buenas chicas se les enseña a negar o ignorar sentimientos negativos y a cumplir con las expectativas de la familia y la sociedad. Ciertamente, se las desalienta a reconocer cualquier sentimiento negativo respecto a su propia madre. Ninguna hija quiere creer que su madre es insensible, deshonesta o egoísta. Estoy convencida de que casi todas las madres albergan buenas intenciones hacia sus hijas.

Por desgracia, algunas son incapaces de traducir esas intenciones en la clase de apoyo, lleno de sensibilidad, que las hijas necesitan para avanzar en la vida. En un mundo imperfecto, incluso una madre bienintencionada puede ser imperfecta y una niña inocente sufrir daños de forma involuntaria.

Una vez que las hijas empecemos a hacer frente a la dolorosa verdad de que el narcisismo materno sí que existe, podremos comenzar a encarar los perturbadores patrones emocionales que hemos creado a lo largo de nuestra vida. Podrás mirar, valientemente, al pasado y curarte de él afrontando sinceramente estas duras preguntas:


• ¿Por qué siento que no merezco cariño?


• ¿Por qué nunca me siento lo bastante buena?


• ¿Por qué me siento tan vacía?


• ¿Por qué dudo siempre de mí misma?


Podrás sentirte mejor y encontrar un modo de vivir mejor. Podrás comprender lo que el narcisismo materno te hizo y decidir nutrirte a ti misma y sentirte bien tal como eres, a pesar de todo. También podrás impedir que tus hijos padezcan lo que tú sufriste. Cualquier mujer se merece sentirse digna de que la amen. Confío en que cuando comprendas cómo tratan las madres narcisistas a sus hijas y consigas el respaldo de las historias y los consejos que leas, adquirirás la fuerza para liberarte de la añoranza de una madre que nunca tuviste. Por el contrario, podrás nutrir y amar a la mujer en que te has convertido


Así pues, antes de seguir adelante, por favor contesta las preguntas del cuestionario que hay a continuación, para que tengas una idea más clara del alcance del narcisismo de tu madre. Incluso si tu madre no tiene la totalidad de los nueve rasgos de un desorden narcisista de la personalidad plenamente desarrollado, no hay duda de que su narcisismo te ha hecho daño.


Cuestionario:


¿Tu madre tiene rasgos narcisistas?


Las madres que tienen sólo algunos rasgos pueden afectar negativamente a sus hijas de maneras insidiosas. (Comprueba todos los que encajan en tu relación con tu madre, ahora o en el pasado.)

  1. Cuando hablas de tus problemas con tu madre, ¿desvía la conversación para hablar de sí misma?
  2. Cuando hablas de tus sentimientos con tu madre, ¿trata de superarlos con los suyos?
  3. ¿Tu madre se muestra celosa de ti?
  4. ¿Tu madre carece de empatía hacia tus sentimientos?
  5. ¿Tu madre apoya sólo las cosas que haces cuando hacen que ella parezca una buena madre?
  6. ¿Has sentido constantemente una falta de intimidad emocional con tu madre?
  7. ¿Has puesto siempre en duda que le gustes a tu madre o que te quiera?¿Tu madre hace cosas por tisólo cuando otros la pueden ver?
  8. Cuando te pasa algo (accidente, enfermedad, divorcio), ¿tu madre reacciona por cómo la afectará a ella, en lugar de por cómo te sientes tú?
  9. ¿Tu madre es excesivamente consciente de lo que piensan los demás (vecinos, amigos, familia, compañeros de trabajo)?
  10. ¿Tu madre niega sus propios sentimientos?
  11. ¿Tu madre te culpa a ti o culpa a otros, en lugar de reconocer su responsabilidad por sus propios sentimientos o actos?
  12. ¿Tu madre se siente herida fácilmente y carga con un agravio mucho tiempo sin resolver el problema?
  13. ¿Sientes que has sido una esclava de tu madre?
  14. ¿Sientes que has sido responsable de las dolencias o enfermedades de tu madre (dolores de cabeza, estrés, enfermedades)?
  15. ¿Tuviste que hacerte cargo de las necesidades físicas de tu madre cuando eras niña?
  16. ¿Sientes que tu madre no te acepta?
  17. ¿Sientes que tu madre te critica?
  18. ¿Te sientes impotente en presencia de tu madre?
  19. ¿Tu madre te avergüenza con frecuencia?
  20. ¿Sientes que tu madre sabe quién eres realmente?
  21. ¿Tu madre actúa como si el mundo debiera girar en torno a ella?
  22. ¿Te resulta difícil ser una persona independiente de tu madre?
  23. ¿Tu madre quiere controlar tus decisiones?
  24. ¿Tu madre oscila de un humor egotista a otro deprimido?
  25. ¿Te parece que tu madre es una farsante?
  26. ¿De niña, sentías que tenías que ocuparte de las necesidades emocionales de tu madre?
  27. ¿Te sientes manipulada en presencia de tu madre?
  28. ¿Te sientes valorada por tu madre en virtud de lo que haces y no de quién eres?
  29. ¿Tu madre es controladora, actuando como víctima o mártir?
  30. ¿Tu madre hace que actúes de una manera diferente de lo que sientes en realidad?
  31. ¿Tu madre compite contigo?
  32. ¿Tu madre siempre tiene que hacer que todo sea como ella quiere?

NOTA: todas estas preguntas guardan relación con los rasgos narcisistas. Cuantas más hayas señalado, más probable es que tu madre tenga rasgos narcisistas y que esto te haya causado dificultades como hija y como mujer adulta.

Bibliografía: Madres que no saben amar de Karyl McBride.

Por Alejandro Ojeda.

Publicado por Ojedatatt2

Espacio de información sobre el trastorno Narcisista de la personalidad y psicopatía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: