ANALIZANDO LA CONDUCTA CRIMINAL

Entre los factores individuales que propician la conducta criminal se encuentran la falta de control desde la infancia, de ira o irritabilidad que conducen a explosiones conductuales; la tendencia a generar, desde temprana edad, amenazas contra otras personas y tentativas de agresión contra bienes y personas. Los estudios de Heilbrun también mencionan los rasgos de personalidad construidos sobre la ideación paranoide y la manía, la tendencia a la manipulación, la impulsividad sexual, la baja tolerancia a la frustración, y las personalidades raras y excéntricas que no se acomodan al ambiente y se acompañan de un comportamiento errático.

Esbec también menciona la pulsión personal hacia la maldad, que el psicoanálisis denomina como thanatos, pero hace referencia a los refuerzos particulares que la persona encuentra entre la relación del estímulo y su consecuencia, lo cual se aplica en la tendencia hacia el crimen, es decir, el individuo encuentra una fuente de placer en la conducta criminal y busca reforzarla sumándose a la poca intimidabilidad por la norma. En estudios etológicos sobre agresión humana, nombran esta pulsión hacia la maldad como una necesidad, al igual que los animales de descargar la agresividad, lo cual conlleva a realizar actos criminales.

Aunque también las personas excesivamente controladas pueden involucrarse con la tendencia hacia la conducta criminal;  las personas muy controladas pueden  
presentar conductas peligrosas y criminales debido a explosiones conductuales derivadas de ese excesivo control, es decir, no muestran formas para disminuir el estrés y, por el contrario, lo acumulan y resultan así más peligrosos que los individuos crónicamente agresivos.

El Insti freetuto para el Estudio de Conficto y Agresión, citad, afIrma que el uso de diversos tipos de violencia en la historia del individuo, específcamente en su infancia y modelos parentales y fraternos de violencia, generan rasgos de personalidad violentos y, por tanto, llevan hacia conductas criminales. Ferris, Sandercock, Hoffman, Silverman, Barkun, Carlisle y Katz lo ratifcan en sus estudios, pues encontraron que una fuerte razón para presentar conducta criminal es haber sido víctima de abusos o testigo de abusos durante la infancia. No siempre la tendencia a la conducta criminal se da por familias disfuncionales, pues hay individuos que presentan familias muy estructuradas y se transforman en los peores criminales.

Otra razón muy común, aparte de las ya expuestas acerca de la tendencia a la conducta criminal, y que tiene que ver con los rasgos de personalidad establecidos desde la infancia, es la percepción de autoefcacia.
Según Soria y Roca,lla conducta de las personas depende de los refuerzos externos ni y del modelamiento. Las personas desarrollan conductas propias aprendidas mediante imitación de otras personas que sirven de modelos”.  con respecto al aprendizaje vicario, “las recompensas determinan el aprendizaje de un hábito y su mantenimiento a lo largo del tiempo, así como su generalización a situa ciones nuevas o similares” la persona tiene su propia capacidad para efectuar ciertos comportamientos. Esta percepción infuye en el propio pensamiento, en las reacciones emocionales, su motivación y su comportamiento. Además, afIrma que la percepción de autoefIcacia infuye en el individuo según cuatro procesos: el cognitivo, en el cual se genera infuencia en las creencias y tendencia hacia la anticipación según dichas creencias; la motivación, mediante la cual el individuo realiza atribuciones de éxito o fracaso en su actividad actuando en un círculo como refuerzo y motivación; el afecto, donde si se realiza lo contrario se genera ansiedad o depresión, y la selectividad, que permite evitar o seleccionar según el patrón de autoefcacia.

Narcisistas al Descubierto

Así, el individuo puede llegar a aprender la conducta criminal por imitación a través del modelamiento, que es lo que se está viendo en las culturas violentas, y una vez ha tomado este aprendizaje, generará una percepción de que solo es autoefIcaz para eso, es decir, con el tiempo, sentirá que sus capacidades solo se sustentan en la criminalidad y que no tiene otras capacidades para sobrevivir; su percepción de autoefcacia estará dirigida a cometer crímenes y tenderá a desechar otras posibilidades de conseguir ingresos.

Robert Hare  plantea unos rasgos característicos propios de personalidades psicopáticas que también pueden ser tomados en cuenta en personalidades criminales; aunque hay que hacer énfasis en que no todo psicópata es crIminal, estos rasgos son muy característicos de la conducta criminal.

Entre los rasgos señalados por Robert Hare, se encuentra:

1. La locuacidad y el encanto superfcial.

La persona tiende a mostrarse controlada, tranquila, espontánea, con facilidad para expresarse y mostrarse agradable para los demás pero realmente no es así.

2. El egocentrismo y sentido grandioso de sí mismo.

Es decir, el individuo siente que los demás son inferiores a él.

3. Mentiras patológicas.

La persona miente sin necesidad, lo toma por costumbre.

4. El engaño y la manipulación.

Con lo que siempre tratan de manejar a los demás, enredarlos y utilizarlos para su benefcio.

5.. La ausencia de remordimiento y culpa.

Este es uno de los rasgos más importantes, ya que es el que impide sentir el dolor del otro y ser solidario con los demás, y hace que la conducta tienda siempre a vulnerar los derechos de los otros, es decir, a la conducta criminal.

6. Escasa profundidad de los afectos.

La persona puede imitar emociones, formalismos y cortesías, pero en su interior no presenta el llamado calor humano que las posibilita.

7. La insensibilidad y falta de empatía.

que se caracteriza por crueldad y tendencia a la individualidad.


8. Irresponsabilidad.

No aceptar la responsabilidad de sus acciones de daño hacia los demás, de hecho tiende a culpar a los otros y justifca su agresión.

8. Necesidad de estimulación.

Es decir, presenta propensión hacia el aburrimiento lo que los hace buscar emociones fuertes, de riesgo, temerarias y estimulantes en las que se incluyen las conductas criminales.

9. Estilo de vida parasitario.

La persona no presenta proyecto de vida estructurado y busca ser mantenido por los demás o mantenerse a costa de los demás.

10. Impulsividad.

Es decir, se presenta un escaso control de comportamiento, se tiende hacia la agresividad y a no medir sus actos.

11. Presentación de problemas conductuales precoces.

Como deserción escolar, llamadas de atención en la escuela, expulsiones, pandillerismo, o como especifca el DSM 5, son niños que en su conducta ya violan los derechos de los otros o empiezan a violar normas sociales a muy temprana edad, al igual que ya presentan comportamiento agresivo que causa daño físico o amenaza a otras personas o animales, tienden a reaccionar agresivamente, son proclives a un comportamiento fanfarrón, amenazador e intimidatorio y a la destrucción deliberada de la propiedad de otras personas.

Analizando la conducta criminal.

Analizando la conducta criminal
Por: Alejandro Ojeda.
para: Narcisistas al Descubierto

Sígauenos en las redes sociales

Publicado por Ojedatatt2

Espacio de información sobre el trastorno Narcisista de la personalidad y psicopatía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: