LOVE BOMBING

El Comienzo…

Cuando un depredador escoge a su víctima lo hace lentamente, dándose tiempo para estudiarla y averiguar cómo es, ya que necesita saber cuáles son los puntos débiles de su víctima antes de actuar.

Siempre elige a su víctima de entre las personas que envidia, admira, o ve que el entorno lo hace; inmediatamente ésta pasa a ser una amenaza para él en un doble sentido: una amenaza porque le puede hacer perder lo que le ha costado tanto y porque puede descubrir su: miseria mental. Además siente que debe apoderarse del don que su víctima posee, pues se siente incapaz de adquirirlo por sí mismo.

Una vez ha elegido a su víctima, empieza un juego de seducción que es infalible: se convierte en un espejo que refleja los puntos débiles de ésta, ya sea su vanidad, su necesidad de aprobación, de cariño, intelectual, etc. La víctima se reconoce en él favorecida y, por otro lado, siente que por fin ha encontrado a alguien que colma sus carencias más profundas y más ocultas.

Al mismo tiempo, el depredador va tejiendo alrededor de su víctima una red invisible de exclusividad que va cortando imperceptiblemente todos sus lazos afectivos previos al nefasto encuentro con su depredador en dos vertientes: no permite acercarse a los amigos, compañeros, familiares, etc., y hace que la víctima sienta la necesidad de ofrecer una exclusividad de trato con él, que va aumentando con el tiempo.

Esto lo consigue utilizando el arte de las insinuaciones, de los malos entendidos, de la manipulación, de la duda y de la pena, así como el de hacer sentir a la víctima que ella y sólo ella tiene el poder de darle la felicidad, o la seguridad o el bienestar o puede reparar su dañada persona que ha sufrido «injusticias», «malos tratos», «humillaciones» a lo largo de su vida hasta que la ha conocido. Esta poderosa arma de seducción hace que la víctima adormezca los signos de alarma que pueden despertarse en ella ante el depredador y que no pueda contrastar su temor con nadie de su confianza o que la quiera incondicionalmente.

Ante cualquier duda vuelve al confort que le ofrece el depredador, quien la hace sentir importante, útil e irreemplazable en este primer período. La víctima no hace más que esforzarse y esforzarse para que esta nueva experiencia de sentirse tan poderosa y necesaria no se acabe, con lo que el alejamiento de todo su mundo anterior es cada vez mayor y su aislamiento, cada vez más profundo.

Con este aislamiento la víctima está dando el primer paso para estar a la merced del depredador, mucho más vulnerable y debilitada, pues ha perdido el poder de la fuerza de la red social que siempre acompaña a cualquier persona.

A partir de este momento, cuando el aislamiento sea efectivo y permanente, el depredador dejará de bailar la danza de seducción y empezará con su siguiente paso, pues la víctima ya está preparada para poder manipularla a su gusto y placer, ya que se encontrará sola consigo misma ante cualquier duda, que únicamente podrá contrastar con el propio depredador, quien se encargará de hacer que ésta crezca y domine su mente, al mismo tiempo que hará acrecentar las dudas sobre todas las demás personas, tergiversando cualquier consejo que puedan darle en su contra, puesto que ya se habrá encargado de hacerle pensar que todos lo persiguen, lo atacan o lo desprecian injustamente.

Estará creado ya el primer círculo vicioso de esta gran telaraña que día a día irá tejiendo el depredador alrededor de su víctima.

En este período la víctima ve crecer en su interior todas sus cuentas pendientes con sus próximos, su sensación de soledad y sus sentimientos de abandono y de agravio. No sabe cómo ni por qué siente despertar su conciencia de haber sido maltratada por la vida, por los compañeros, por su familia, etc. Un fuerte resentimiento se apodera de ella, sólo se siente en paz al lado del depredador, que se convierte en una especie de «ángel protector» para ella.
No se apercibe de que en todo este tiempo el depredador apenas habla de él, sólo la víctima habla y habla de sus cosas, de sus sueños, de sus miedos, de sus fracasos…

Cuanto más habla, más material le da al depredador para que éste tenga las llaves de su mente y más conocimiento de cómo hacer para manejar a su antojo sus emociones y sentimientos.

La víctima siente que conoce al depredador como si su relación se hubiera iniciado muchos años atrás, como si fuera su alma gemela, un ser idéntico a ella, con su sensibilidad y unas experiencias similares. Siente que el depredador es una persona en quien confiar. No se ha enterado de que éste lo único que ha hecho ha sido devolver sus palabras de rebote. Ante este fantástico hallazgo, la víctima empieza a estar pendiente de cualquier reacción del depredador y a modificar su vida y costumbres para satisfacer cualquier deseo o cualquier intención de éste, comienza a pensar que cualquier cambio de humor del depredador es responsabilidad suya y a sentirse culpable de cualquier gesto desaprobatorio de él. Sin darse cuenta ha entrado en el círculo mortal de la dependencia emocional con el depredador.

Cuando esto sucede, podrás reconocer que acabas de pasar a la fase de la Devaluación.

Éste empieza, por su parte, a mostrar rechazo a tanta solicitud públicamente, mientras en paralelo alimenta la dependencia de su víctima, ya que así está bajo su poder absoluto. Aquí empieza la disolución de la personalidad de la víctima. Poco a poco ésta deja a un lado sus cosas, sus intereses y sus necesidades para poder dedicar toda su energía a satisfacer al depredador, algo que es cada vez más difícil.

Empieza entonces el proceso de disolución de la autoestima de la víctima, que cree que no tiene suficiente encanto, inteligencia, recursos, etc., para poder mantener o alcanzar el nivel de exigencia del depredador, que no hace otra cosa que aumentar. En este momento, el temor de perder la aprobación de éste, su relación o su aceptación se convierte en pánico y entonces la capacidad de la víctima para analizar la realidad objetivamente desaparece. Cree que ella y sólo ella es la culpable del fracaso de no poder lograr estar a la altura.

Continuará…

Por: Alejandro Ojeda. Para: Narcisistas al Descubierto

Publicado por Ojedatatt2

Espacio de información sobre el trastorno Narcisista de la personalidad y psicopatía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: