CELOS PATOLÓGICOS

Los celos son una emoción que surge cuando se desea poseer en exclusiva a la persona amada. El miedo a la pérdida, real o imaginaria, se manifiesta como una amenaza. Normalmente asocia­mos este sentimiento a las relaciones de pareja, pero también puede darse entre hermanos, compañeros de trabajo, de estudio y aún entre amigos.

Los celos y la envidia tienen el mismo motivo: la necesidad de poseer. Sin embargo, hay una distinción clave: El celoso ma­nifiesta su miedo a perder su posesión, es decir, considera que es suya y no quiere que nadie se la quite. El envidioso, en cambio, anhela lo que no posee.

La celopatía, o enfermedad de los celos, tiene su origen en la personalidad misma del celoso. Hay algo en la estructura de esa personalidad que no funciona bien. La celotipia, pasión de ce­los, es una pesadilla malsana para el que la sufre (víctima), y para el que la vive (protagonista). Detrás de la celopatía se en­cuentra una intensa dependencia afectiva y una falta de autono­mía.

El celoso esconde una personalidad débil, dependiente e insegura. Esa misma inseguridad hace que el celoso se aferre al objeto de su amor de manera obsesiva y actúe de manera muy posesiva, al grado de desear disponer de su pareja como si fuera un objeto propio. Esta situación se traduce en una dependencia afectiva en donde el celoso no se imagina solo. El individuo piensa que ne­cesita del otro para vivir, pero esta necesidad se agudiza a tal punto que la idea del abandono o de verse en soledad llega a convertirse en una pesadilla obsesiva.

Asimismo, el celoso teme que pueda aparecer cualquier rival (porque se considera a sí mis­mo como alguien que no está a la altura de lo que la persona amada merece), con más méritos y se haga con su propiedad privada. Ciertamente los celos son un sentimiento que se pre­ senta tanto en los hombres como en las mujeres y el trasfondo de su pesadilla emocional suele ser un serio problema de baja autoestima.

Terapia para celosos y celosas

De hecho, tanto ellos como ellas experimentan los celos de la misma manera en frecuencia e intensidad, pero los manifiestan de modo diferente: los hombres con agresión y las mujeres con estados depresivos. Ellas reaccionan con un comportamiento histérico o decaimiento, mientras que los hombres lo hacen con síntomas paranoicos y obsesivos más difíciles de controlar.

Los agresores masculinos suelen ser profunda y patológica­mente celosos. Puesto que un celoso cree que tiene exclusividad sobre su mujer, muchos de sus actos violentos se inician ante la percepción errónea de que ella lo puede. El hombre violento vive cada cada situación como un desafío, como un aniquilamiento de su ser. Y de ahí que la terapia a la que debe ser sometido consista en ayudarle a que recupere su dignidad, a elevar su autoestima y confianza en sí mismo y en la persona
amada.

Una parte de esta terapia pre­tende ayudarle a que comprenda la imposibilidad de tener con­fianza en el otro si antes no experimenta la confianza en sí mis­mo. El primer paso es que el celoso reconozca su patología. A partir de ahí, el tratamiento para superar el problema se realiza por separado. La clave está en que el celoso aprenda a controlar sus pensamientos, y su pareja cuente con técnicas que le ense­ñen a no seguir el juego a su compañero. Muchas veces la pareja víctima de la celopatía llega incluso a mentir para evitar el enojo o la agresión de su pareja, y lo más probable es que lo único que consiga sea lo contrario: aumentar sus suspicacias.

La celotipia es una pesadilla malsana para el que la sufre (víctima) y para el que la vive (protagonista). Detrás de ella se encuentra una intensa dependencia afectiva y una falta de autonomía.

Narcisistas al Descubierto

Publicado por Ojedatatt2

Espacio de información sobre el trastorno Narcisista de la personalidad y psicopatía.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: