¿QUE ES EL NARCISISMO?

El Narcisismo es una palabra bastante popular en este momento, ya que en la actualidad es tema de distintas plataformas, gurús, etc.

En las redes sociales se ha popularizado este tema dónde se hace mención sobre cómo debemos actuar ante los trastornados Narcisistas.

Pero… ¿Cómo se convierte una persona en Narcisista?

¿Que le sucede a una persona, y cuando derepente eso le quita la empatía? (Rasgo directamente relacionado con nuestra humanidad).

Son varios los factores, algunos de los cuales ocurre en los años formativos de un niño, y ahí puede contribuir en el desarrollo del Narcisismo. La genética y las anormalidades de la estructura del cerebro pueden contribuír al narcisismo. Además la dinámica de un hogar infantil puede dificultar el crecimiento de la empatía, como la crianza psicológicamente insalubre.

Antes de preguntarse si ha marcado a su hijo para un futuro de narcisismo recuerde esto:

Las probabilidades son muy buenas de que que lo largo de la relación con su hijo o hijos usted haya mostrado empatía por ellos y al hacerlo les haya enseñado la valiosa y esencial lección de que la empatía nos conecta a todos. Sin embargo, un Narcisista no necesariamente obtuvo esa importante lección. Quizá sus padres lo criaron dentro de un exceso de falsos elogios.

Si bien los niños necesitan elogios para prosperar, un entorno donde literalmente nunca han hecho nada malo es increíblemente tóxico para ellos y les lleva a un sentido inflado de importancia personal para la conexión con los demás, incluso para una mayor confianza para si mismos.

Imagine a un niño que cree que es perfecto al encontrarse con su primer crítico. Para un Narcisista la critica es inaceptable y a menudo desencadena episodios de ira o venganza.

En casos raros, el narcisismo puede brotar como defensa propia contra una abundancia de crueldad durante la infancia. En esencia, la exposición al narcisismo, genera más narcisismo.

Cualquiera que fuera el caso, cuando una figura parental está completamente fuera de tono con la realidad de su hijo, esa figura le enseña una y otra vez que la realidad del niño no existe.

Los narcisistas no sienten amor por si mismos, no pueden proporcionar alegría propia. La información de autoestima y autocuidado estuvo completamente ausente, mientras que sus cerebros en crecimiento aprendieron una y otra vez que el único camino hacia la satisfacción en la vida era, a través de la manipulación de los demás; esto les proporciona lo que psicológicamente llamamos suministro Narcisista.

Un narcisista mantendrá a una o más víctimas (incluso podríamos llamarlos como extensiones, y que el narcisista las usará como un parásito) cerca, instalándose rápidamente en la vida de las víctimas, y con grandes promesas de conexión, respeto y la más importante admiración. El Narcisista sabe como mentir porque le han mentido toda su vida por aquellos que suponía debían protegerlo. Incluso puede ser bastante encantador cuando esto significa aumentar su suministro.

El Narcisista manipulará a los que estén a su disposición para proporcionarle entretenimiento, aliento. Una distracción básica y primaria que le impide mirar hacia adentro, básicamente está mirando el vacío.

Aquellas personas particularmente vulnerables a los comportamientos del Narcisista, son aquellos que naturalmente sienten la mayor cantidad de empatía para los demás, debido a que estas personas hacen que sea mucho más fácil para el Narcisista proyectar, son el objetivo número 1.

Mientras tanto el Narcisista estará manipulando a las personas más cercanas a el, aunque algunos no se dan cuenta de que lo están haciendo, la necesidad de alimentarse de la angustia de los demás está tan arraigada, tan subconsciente que sugiere más que lo ordinario es desencadenar más medidas defensivas.

Liberarse de un Narcisista implicará muchas amenazas, mucho sabotaje y más de un retroceso, ya que el Narcisista tratará de reconstruir esa conexión. Después de todo, si pierden una conexión, significa que ha fallado, y dado que es imposible que falle, debe intentar recuperar lo que ha perdido.

Las herramientas dentro del kit de todo Narcisista incluyen: Luz de gas (Gaslighting), triangulación, proyección, distorsión, ensalada de palabras, tratamiento silencioso, refuerzo intermitente, entre otras. Esto junto con un talento para la actuación que le otorgaría a cualquiera un Óscar en un papel secundario. El Narcisista ha visto a las personas mostrar empatía y preocupación reales, y sabe muy bien cómo imitarlos cuando las cosas se ponen difíciles. Eso no cambia el hecho de que no tienen idea de cómo sentir realmente estas cosas. Es como si quisieras que un pez respire aire, simplemente es algo imposible.

Por Alejandro Ojeda para Narcisistas al Descubierto 18 junio 2021

La nueva versión

Siempre agradecido con las distintas personas que se han cruzado en mi camino, con intenciones buenas o malas, eso es lo de menos. De todo se aprende, todo te deja una clara enseñanza, y eso es lo que vale realmente.

Es imposible esperar que la versión de mi que conociste hace algunos años, siga siendo exactamente la misma persona con la que te relacionaste alguna vez. Y me siento agradecido, ahora más que nunca, pues se que en este momento estamos haciendo las cosas bien, como se debe; y así pretendemos seguir.

Como mencionó el psicólogo David Reynoso en su cuenta de Facebook:

Pretender que uno mismo o alguien más sea “el mismo de antes” sería invalidar el crecimiento personal que se va teniendo mientras avanzamos en la vida.

Bendiciones siempre!

Alejandro Ojeda.

¿TE CONSIDERAS BUEN PADRE?

¿TE CONSIDERAS BUEN PADRE? Por:Alejandro Ojeda

Imaginemos y visualicemos que tanto se puede dañar a un niño con una crianza nefasta o negligente, o peor aún a manos de un padre o madre Narcisista. Que feo no? Lo haré un poco más interesante, para que realmente lo visualicen y verdaderamente lo analicen y entiendan todos, así que imaginense que ustedes son precisamente ese niño.

Comencemos:

Tu, ahora siendo solo un niño, que logicamente no pediste jamás venir a este mundo, y ya una ves aquí, descubres que quien o quienes deberían de encargarse de ver por ti, cuidar de ti, enseñarte el amor, inculcarte valores etc, no lo hacen, al contrario, te maltratan físicamente, psicológicamente.

Pero te recuerdo tu eres solamente un niño, no sabes que existe algo más que lo que tu padre o madre te han estado enseñando; si han enseñado amor, serás amoroso, si han enseñado odio, lamentablemente puedes convertirte en alguien con algún trastorno de personalidad.



Logicamente al ir creciendo sin atención, sin cariño, sin afecto creces con un vacío emocional, una pésima autoestima, nula fé en la mayoría de la gente por no decir que en toda la gente; pues no entiendes como quizá el papá de algún compañerito de tu escuela es tan cariñoso y amoroso con el, quizá escuchas comentarios entre tus amigos de clase que mencionan lo genial que es su papá o mamá con ellos y, tu no entiendes absolutamente nada, vas creciendo con la idea errónea de que algo malo hiciste y por eso no recibes la atención que debería ser, por eso recibes maltrato verbal, físico, psicológico e intentas mejorar como persona,(responsabilidad que se va generando en tus hombros de aún un niño(a), pero solo recibes insultos, comentarios absurdos, quizá algo como: No sirves para nada, mirate siempre echas todo a perder, nadie te va a querer así, nunca haces nada bien, eres un(a) tonto(a).

Ahora imagina que tu siendo ese niño quizá tengas no se, 13 años. Con absolutamente toda la carga emocional y el peso que ahora llevas en tus hombros pues ya no confías en nadie; a nadie le puedes decir sobre lo que estás viviendo, sobre lo que te sucede.

Bien, ahora imagina que tienes hermanos, por ende uno lleva el rol del “Golden child”, a ti te tocó el rol del “Chivo expiatorio”. No entiendes porque el es el/la consentido(a) pues aún así haga alguna cosa de escala mayor a las que tu haces, el/ella no recibe regaños, reclamos, ofensas, humillaciones, etc. Eso generará  una tremenda rivalidad ya futuro el odio de por vida en los hermanos.

(En todas las familias disfuncionales o no, se les asigna inconscientemente un rol a cada integrante de la dinámica familiar, el “Golden Child” y el “Chivo Expuatorio” son los más comunes en los hijos, aunque existen otros. En la mayoría de las ocasiones quien lleva el rol del Golden child o niño dorado termina convirtiéndose en un Narcisista).

Ahora debes cuidarte de no hacer algo mal delante de tu padre o madre, pero también delante de tu hermano(a), porque este hermano se le ha inculcado el degradarte, sobajarte y servir de “chismoso” en lo que sea que tu realices. Es una carga tremenda para un(a) niño(a) de tan solo 13 años!!, que tantas cosas no pueden pasar por tu mente a esa edad?

Logicamente el encontrar una salida de ese ambiente que te ha estado destruyendo desde que llegaste a este mundo. Por ende, en su mayoria niños o niñas terminan escapándose de casa con el/la novio(a), y en ocasiones aunque no quieran hacerlo así, pero esa es y fué tu única salida, tu penúltima carta, carta que puedes jugar; o terminas por decidirte por la carta final… la del suicidio.

¿Como crees que será de adulto ese niño(a)? 

¿Como crees que siendo un adulto se pueda relacionar con los demás?

Será (si bien le va) un empático extremadamente codependiente, esto es algo bastante negativo en su persona, pues conforme crece se da cuenta que todos los que lo rodean son así de malos; ogetes en pocas palabras. Por lo tanto terminan aguantando maltrato de sus parejas (en su mayoria psicopatas ó Narcisistas).

Terminarán pasando por alto todas las vejaciones y el maltrato psicológico al que han estado sometidos de por vida, solo porque en algunas ocasiones la pareja les demuestra algo de amor, afecto, atención (claramente es el refuerzo intermitente), y es algo que siempre has deseado, necesitado incluso hasta envidiado.

¿Que duro no?

¿Que duro ha de ser crecer sin esperanza alguna, no lo crees?

Ahora ese adulto se siente con más odio y furia reprimida pues no entiende porque a lo largo de su vida, todas sus relaciones son muy similares; son tóxicas, dramáticas, etc, no entiende porque quizá se termina rodeando de gente que lo trunca, gente que lo envidia tal vez, gente que simplemente no quiere verlo crecer y prosperar.

Incluso que tan negativo es, que muchos  llegan a normalizar y tolerar el maltrato al grado de creer y asumir que si su pareja no los cela y reclama cualquier estupidez, sencillamente es porque no le estas demostrando que lo/la quieres o amas realmente.

¿Pero porqué demonios pasó esa persona, al grado de pensar así, es algo bastante duro no?

Debido al trauma que recibieron siendo niños, ya que fue tan grande; estos niños en algunas ocasiones terminan convirtiéndose en sociópatas, en Narcisistas, o en Borderline.

Ese niño no pudo canalizar el trauma y maltrato adecuadamente al grado de compartimentar (Compartimentalización) sus emociones y sentimientos para terminar siendo el adulto con el carácter idéntico a su agresor, a su progenitor(a) que quizá por alguna herida de su infancia también terminó conviritiendose en ese adulto maltratador que afectó a ese(a) niño(a) que ahora es un adulto inestable, disfuncional y extremadamente agresivo con sus hijos, y que estoy seguro seguirá con la herencia familia; y así el ciclo se repite generación tras generación.

Aunque no todo es malo, ya que existen personas que aún atravesando todo lo negativo que es crecer con padres Narcisistas, terminan convirtiéndose en excelentes personas, son adultos altamente responsables y con una empatía demasiado grande, estos adultos han canalizado la herida acertadamente y cuando consiguen ser padres saben que no quieren como educación para los suyos; igual que todos nosotros educamos sobre la marcha pues no existe un manual de como ser un buen padre, al menos existe una guía de como no ser un mal padre.

OJO A ESTE DATO:

Según estadísticas este tipo de maltrato se recibe en su mayoría (si o si) por la madre, y es en la mayoria directamente hacia las hijas, en los varones es raro que descarguen sus frustraciones, más no es imposible. Al ser ellas las encargadas de la educación de los hijos, y en caso de alguna separación, el gobierno en automático les dará la custodia, y así estas terminan maltratando impunemente, ahora, si a esto le agregamos un padre ausente o un padre permisivo, el cóctel de negatividad para el niño será brutal y despiadado.

¿Asi que ahora les pregunto, que tanto aman a sus hijos?

¿Alguna ves se han cuestionado como ser un mejor padre/madre?

O al menos autoevaluarse y poder determinar si son buenos padres?

  Dejemonos de estupideces y trabajemos por ser unos mejores padres, muchos tal vez se sientan como un Pavorreal al contornear ese gran plumaje, y digan:
 
Yo soy un excelente padre/madre. Cumplo con mi pensión alimenticia, los tengo conmigo cada fin de semana, o tal vez piensen, soy buena madre, les hablo sobre lo duro que es la vida, le(s) hablo a mi(s) hija(s) de la importancia de aprender a temprana edad los “deberes del hogar” o cualquier otra estupidez que sirva para justificar que no somos realmente los buenos padres que muchos decimos ser.

Habrá quienes si lo sean, a ellos les digo, pueden ser mucho mejor padres de lo que son. A ti padre “responsable” que cumples puntualmente con tu pensión alimenticia, dime; crees que eso lo es todo? De que te sirve llevarte a tu hijo cada fin de semana contigo si te la vives en tu celular/móvil y ni atención le prestas a tu(s) hijo(s), acaso eso es ser un buen padre?

¿Acaso el ser buen padre solo debe ser en apariencia?

¿Acaso el ser un buen padre solo es cuando te tomas alguna selfie para subir tu foto en las distintas redes sociales y levantar tu estupido ego fanfarroneando ser un buen padre?

Lamentablemente y desgraciadamente este es un tema “tabú” el cual intenta esconder la realidad, esta triste, dura y cruda realidad que a muchos adultos ha afectado, y que a muchísimos niños afecta en este momento y de por vida.

Hagamos conciencia señores.

"Si supieran que en la infancia se define la salud mental de un adulto. Pensaríamos dos veces antes de corromper el alma de un Niño con palabras y acciones tóxicas"
Por: Alejandro Ojeda para: Narcisistas al Descubierto

Mexicali Baja California, México. 17 junio 2021

EXORCISANDO EL TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD.

Dentro de los trastornos de personalidad del tipo B, y tipificado dentro del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) se encuentra el trastorno límite de la personalidad (TLP), o Borderline, también conocido como trastorno de la personalidad emocionalmente inestable del tipo límite.

(El objetivo principal de este artículo es eliminar los tabúes y estigmas que existen actualmente, y conocer el verdadero impacto emocional y social del desarrollo del trastorno límite de la personalidad; manteniéndonos apegados a la información existente en el manual (DSM-5), y en las opiniones recabadas de las distintas personas con este tratstorno con las que pudimos interactuar.”) –Alejandro Ojeda


En un principio, el término “borderline”, acuñado en 1884 por Hughes, hacía referencia a personas que pasan toda su vida de un lado a otro de la línea (psicosis, neurosis). A raíz de esta interpretación surgieron numerosas interpretaciones y opiniones en torno a este concepto, como la de Bleuler en su Tratado de Psiquiatría en 1921, en la que menciona que el TLP puede vislumbrarse dentro del cuadro de esquizofrenia latente, caracterizada por la presencia de irritabilidad, capricho, soledad y algún síntoma paranoide.

Sin embargo, la primera descripción específica de un cuadro clínico borderline de la que se tiene registro, se dió en el año de 1938, cuando el psicoanalista A. Stern atribuyó el diagnóstico de borderline a pacientes que no encajaban con la clasificación de la época, basada en la división entre neurosis y psicosis. A partir de la idea de Stern, R. Knight amplía el término límite en 1953 a un estado de frontera entre la neurosis y la psicosis en el que se encontraban permanentemente dichos individuos. Desde entonces, han sido muchas las denominaciones utilizadas para describir esta sintomatología, pasando en orden cronológico por las estructuras de Bouvet, los trastornos de identidad según Erikson o los desórdenes fronterizos de Kernberg.

Debido a la dificultad para designarlo y diferenciarlo de otras alteraciones, a pesar de estar los trastornos de la personalidad ya reflejados en la primera edición del DSM en 1952, el TLP como diagnóstico se incluyó por primera vez en el DSM-II. No obstante, fue más tarde, en la tercera edición de 1980, cuando comienza a darse importancia a la dimensión emocional, las relaciones interpersonales y el control de impulsos como partes esenciales constituyentes del cuadro borderline, derivando de ello el concepto actualmente integrado por la APA. (centro de apoyo de la asociación Americana de psicología por sus siglas en inglés),en las dos últimas versiones del DSM. De este modo, tras una importante evolución a lo largo del tiempo, el trastorno límite de la personalidad, concepto relativamente nuevo, es definido en el DSM-5 como un patrón de inestabilidad de las relaciones interpersonales, de la autoimagen y de los afectos, marcado por la impulsividad.

El CIE-10 (décima revisión de la Clasificación Internacional de las Enfermedades y Trastornos relacionados con la Salud Mental realizada por la OMS Organización Mundial de la Salud en 1992), por su parte, aporta un concepto en la que el trastorno de personalidad emocionalmente inestable puede dividirse en impulsivo o limítrofe, estando este último caracterizado por perturbaciones de la autoimagen, de las aspiraciones y de las preferencias íntimas, por sentimientos crónicos de vacío, por relaciones interpersonales intensas e inestables y por una tendencia al comportamiento autodestructivo, que incluye acciones suicidas e intentos de suicidio, aspectos que el DSM-5 no incluye en su definición, sino como parte de los criterios diagnósticos.


El DSM-5 propone nueve criterios, considerándose que una persona tiene un trastorno límite de la personalidad si cumple con cinco o más de ellos.


CRITERIO/DIAGNÓSTICO:

• Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginado

• Patrón de relaciones interpersonales inestables, intensas y turbulentas, caracterizado por los extremos de idealización y devaluación.

• Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente de la autoimagen y del sentido del yo.

• Impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente autolesivas

• Comportamientos, intentos o amenazas suicidas recurrentes o comportamientos de automutilación.

• Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo.

• Sensación crónica de vacío

• Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira.

• Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.

Los criterios y diagnósticos propuestos por el DSM-5 hacen referencia a cuatro aspectos fundamentales de la persona con TLP. Algunos de esos criterios se explican y entienden mejor si se relacionan entre sí, de forma holística. Un ejemplo sería cómo, tanto el miedo a la soledad como el sentimiento de vacío, puede llevar a los individuos a experimentar ira o temor inapropiado ante la percepción de abandono, ya sea este real o imaginado e incluso cuando la separación es por cortos periodos de tiempo. Se pueden desencadenar así actos autolesivos o suicidas para paliar el dolor emocional, conectarse con la realidad a través del dolor físico, castigarse a sí mismos o a su entorno, e incluso para solicitar ayuda. Esta situación hace que los gestos autolíticos aparezcan en hasta un 75% de los pacientes con TLP, mientras que en la población general se estima están presentes en un 3–5%, lo que, por probabilidad, aumenta la tasa de suicidio consumado, que de un 0.5–2% en la población general sube a una cifra de entre 8 y 10% en las personas diagnosticadas con TLP.


En cuanto al resto de criterios, también pueden relacionarse, aunque este no sea el único patrón por el que puedan presentarse. Por un lado, el pensamiento dicotómico de la persona con TLP, que basa su opinión de la persona en la última interacción con ella, lleva al individuo a periodos de idealización cuando el otro comunicador cumple unas expectativas, mientras que, cuando las demandas no son satisfechas, el enfermo entra en un periodo de devaluación, pudiendo cambiar de un extremo a otro la percepción del paciente de una relación o una persona. Esta característica, que resulta esencial para entender el patrón de relaciones interpersonales inestables que establece el individuo con TLP, puede desencadenar, debido a la brusquedad con que se produce el cambio en la relación, sentimientos muy intensos que propicien actos guiados por la impulsividad, la inestabilidad afectiva, la sensación de vacío, o la ira inapropiada. Además, pueden producirse ideas paranoides o síntomas disociativos, todo en relación con la ansiedad y estrés que les genera la situación, que incrementa el sentimiento de caos interior.

Por último, todas estas situaciones y características pueden encontrar explicación en la alteración de la identidad propia del individuo con TLP, que hace frente a imágenes de sí mismo contradictorias que desencadenan el sentimiento de vacío descrito o dificultan las relaciones interpersonales por la falta de constancia o, desde la perspectiva del mismo, por la creación de una “máscara” para cumplir con las expectativas sociales.

El trastorno límite de la personalidad constituye una entidad reciente y compleja en salud mental. Es por ello que actualmente no existe un modelo concreto que incluya todas las posibles causas que puedan derivar su aparición.

A lo largo del tiempo han sido numerosos los autores que han considerado distintos motivos que podrían propiciar el establecimiento de un TLP, pudiéndose agrupar las diferentes visiones del origen del trastorno en dos grandes perspectivas:

TEORÍA NEUROBIOLÓGICA”


La Teoría Neurobiológica es la propia de autores como D. Stern, que describía a los pacientes con TLP como personas que sufrían una “hemorragia mental” consecuencia de la intolerancia al dolor emocional; Skodol, que relacionaba la inestabilidad afectiva e impulsividad propia del paciente con una disregulación neuroquímica; o Beck, cuyo modelo cognitivo se centra en esquemas cognitivos disfuncionales.

En torno a esta perspectiva se han realizado diversos estudios que abordan tres grandes influencias en el TLP: primeramente, la disminución de serotonina –neurotransmisor que interviene en la regulación de impulsos– en líquido cefalorraquídeo en los individuos diagnosticados de TLP, así como otros neuromoduladores como la acetilcolina o la vasopresina; en segundo lugar, la existencia de deficiencias a nivel tanto estructural como funcional de áreas cerebrales implicadas en el autocontrol, la afectividad y la atención, como son la amígdala, las zonas orbitofrontales y el hipocampo; y, por último, la participación de la genética en la transmisión del TLP de acuerdo con estudios en gemelos.

“Perspectiva biosocial, o Genético-dinámica.”


En cuanto a la perspectiva Biosocial o Genético-dinámica, en ella se engloban autores como: Mahler, Kernberg, Fonagy o Linehan, entre otros. Todos ellos presentan similitudes aunque a través de distintos modelos. Tanto Mahler como Kernberg coinciden en el TLP como consecuencia del mantenimiento de una crisis infantil en la edad adulta, basada en el trauma de la separación o el descuido materno-filial.

Fonagy, aunque sigue proporcionando un papel relevante a las vivencias de la infancia, se centra en el impedimento de desarrollo de la función reflexiva de la persona a raíz de las relaciones de apego inseguras.

Linehan, por el contrario, habla directamente de una predisposición biológica innata a la intensidad emocional, aunque también incluye la propuesta de Millon sobre la interacción de los factores biológicos y el aprendizaje social en el origen del TLP.

Todos ellos, sin embargo, se corresponden al tomar al entorno familiar como un factor clave, describiéndolo normalmente como caótico-inestable o negligente y abusivo, aunque también pueda presentarse TLP en familias bien estructuradas. Teniendo en cuenta las aproximaciones de los autores y los estudios realizados en torno al TLP, los cinco factores multidimensionales propuestos por el National Institute for Health and Care Excellence (NICE), como predisponentes del trastorno límite de la personalidad, pueden agruparse según una u otra perspectiva.

Figura III. Factores predisponentes del TLP en relación con las Teorías Neurobiológica y Biosocial/Genético-dinámica. Fuente: NICE; El paciente con trastorno límite de personalidad.


Se estima que la prevalencia de los trastornos de personalidad se encuentra alrededor del 13%, aunque existen discrepancias en los resultados de diferentes estudios. Esto se debe, fundamentalmente, a que las personas con esta patología no aceptan el diagnóstico, a su cronicidad, a la dificultad para establecer el momento de aparición y a su descenso en edades avanzadas, además de la gran heterogeneidad en los métodos de evaluación y en las poblaciones a estudiar.


La prevalencia de estos trastornos es similar entre hombres y mujeres, situándose la edad de diagnóstico entre los 34–49 años. Es más frecuente en poblaciones urbanas y en individuos con un nivel socioeconómico bajo, con nivel educativo muy bajo o muy alto y en solteros. Sin embargo, estos criterios varían dependiendo del trastorno de personalidad que se estudie. Por su parte, el TLP es el más frecuente dentro de este tipo de problemas de salud mental, ya que suponen entre un 30 y 60% del total.

Su prevalencia se encuentra entre el 1–2% de la población general. En concreto, la prevalencia del TLP en pacientes que acuden a centros ambulatorios de salud mental se encuentra entre un 11 y un 20%, mientras que en unidades de hospitalización psiquiátrica la prevalencia se sitúa entre un 18–32%, y entre el 25 y el 50% en población reclusa.

El TLP es más frecuente en mujeres que en hombres, con una relación de 3:1. El diagnóstico suele realizarse entre los 19–34 años, aunque se estima que la edad de aparición se encuentra entre los 14 y los 20 años. Por otra parte, la prevalencia de este diagnóstico disminuye con la edad, calculando un descenso de un 6% cada año. En cuanto al curso clínico de este problema, suele existir una gran inestabilidad. Son frecuentes las agudizaciones, donde aparecen conductas autolíticas, conductas de riesgo e impulsivas –como abuso de sustancias, atracones seguidos de purgas o hurtos– y síntomas psicóticos.


Por otra parte, el pronóstico es variable, siendo habitual una mejoría según avanza la edad. En esos casos, se observa una tendencia a la estabilidad en las relaciones y en el ámbito laboral en torno a los 40–50 años. Los síntomas impulsivos progresan en primer lugar, evolucionan favorablemente los síntomas cognitivos y las relaciones con los demás. Los síntomas afectivos, sin embargo, suelen perdurar en el tiempo.


Tratamiento del TLP:


El objetivo del tratamiento de las personas con TLP es favorecer la reestructuración de los procesos en el ámbito social, familiar y laboral, además de reforzar los modos de actuación ante conflictos y prevenir la aparición de crisis, con el fin de mejorar la calidad de vida. Todo ello, se hace combinando dos tipos de tratamiento:


Tratamiento no farmacológico:


Consiste fundamentalmente en el establecimiento de intervenciones de carácter psicológico y psicosocial, que deben individualizarse y adaptarse a la situación.


Terapia dialéctico – conductual:


Esta terapia utiliza el diálogo entre diferentes posiciones con el fin de aproximarse a la realidad, su objetivo es conseguir que, a través de las distintas fases del tratamiento, el paciente actúe de forma adaptativa ante los conflictos que puedan surgir en sus relaciones intra e interpersonales mediante el abordaje de distintas cuestiones según una secuencia lineal.

La Estigmatización o Demonización familiar:

Una persona de referencia que habitualmente brinda apoyo, proporciona confort, ayuda o estímulo, o una asistencia o estímulo necesario para que el paciente maneje o domine las tareas adaptativas relacionadas con su cambio en la salud, lo hace de manera insuficiente o ineficaz, o dicho apoyo se ve comprometido. A consecuencia de carencia o deficiencia de información relacionada con un tema específico. Desempeño ineficaz del rol patrón de conducta y expresión propia que no concuerda con el contexto ambiental, las normas y las expectativas.

Las funciones psicosociales, espirituales y fisiológicas de la unidad familiar están crónicamente desorganizadas, lo que conduce a conflictos, negación de los problemas, resistencia al cambio, solución ineficaz de los problemas y a una serie de crisis que se perpetúan por sí mismas.

La Estigmatización social y autoestigma o demonización:


En el caso específico de los problemas de salud mental, el profesional se encuentra también con una dificultad añadida: el estigma. Este concepto es entendido como un conjunto de actitudes, habitualmente negativas, que un grupo social mantiene con otros grupos minoritarios en virtud de que estos presentan algún tipo de rasgo diferencial. Estas actitudes, basadas en los estereotipos de la sociedad y que suponen conductas de discriminación hacia la persona estigmatizada, se encuentran muy presentes en salud mental, de modo que tanto el paciente como su familia, además de hacer frente a las características propias de la patología, se ven dentro de una espiral de estigma social, teniendo que luchar contra conductas de evitación por vergüenza o miedo, barreras sociales ante la perspectiva de nuevas oportunidades y el aislamiento social.

Además, como complicación a este fenómeno social, en ocasiones, los pacientes experimentan también el auto-estigma, a través del cual toleran y aceptan los prejuicios, volviéndolos contra sí mismos y perdiendo la confianza y autoestima. Este hecho supone un obstáculo más que vencer para la atención sanitaria de calidad e integración de estos pacientes y sus familias.


La persona, su salud, el entorno y los cuidados. De esta manera, al tratarse el ser humano de un ser biopsicosocial con demandas en cada uno de los ámbitos en que se desarrolla –físico, mental, sociocultural, emocional y espiritual, la visión integral del paciente conduce también a actuar en el entorno familiar como un eslabón más a tener en cuenta en la práctica del cuidado.

Conclusión acerca del estigma y demonización del TLP:

Hablando en términos técnicos, se podría decir que el TLP es un trastorno de la personalidad que «consiste en un patrón persistente de inestabilidad en las relaciones interpersonales, afecto y autoimagen con escaso control de impulsos».

La inestabilidad de la que se habla en esta definición se debe a la intensidad con las que estas personas sienten sus emociones. Esta hace que sus relación con los demás se vea afectada. Lamentablemente existen muchos prejuicios y una desinformación alrededor de este trastorno, convirtiéndolo en uno de los más estigmatizados y demonizados. Existen muchos mitos y creencias que dicen que las personas con este trastorno son manipuladoras, que solo buscan llamar la atención, que son narcisistas o megalómanos, cuando la realidad es muy diferente.

Los individuos que tienen TLP en muchos casos generan dependencia debido al gran sentimiento de soledad crónico que persisten en ellos. Cuando a ellos mismos son vistos como muy manipulables, y en ocasiones terminan siendo “presas” de depredadores emocionales como narcisistas y/o psicópatas, ya que harían prácticamente cualquier cosa que esté en su disposición para complacer a las personas de su alrededor llegando incluso a descuidar sus propias necesidades.

Aunque existen personas TLP que SI cumplen estas características por las cuales se demoniza, es importante señalar y dejar claro que NO todos son así, NO todos los borderline son Narcisistas.

Por: Alejandro Ojeda. Para: Narcisistas al Descubierto. 8 junio 2021. Mexicali,baja California. México

¿SE ESTÁ NORMALIZANDO EL TEMA DEL NARCISISMO?

31 de mayo del 2021. Alejandro Ojeda

Actualmente estamos en una sociedad dónde lamentablemente se vive en un conformismo, en un victimismo, dónde todo lo vemos ofensivo, dónde todo te hiere, dónde tienes que cuidar lo que dices y cómo lo dices porque puede terminar ofendiéndose el de al lado; dónde la mayoría se aprovecha del otro. Y lo usa para su beneficio. Dónde la desinformación, la falta de ética, y la tendencia de estos falsos gurús hace que se esté normalizando el tema del Narcisismo y así restándole seriedad pues al suavizar la realidad, cambiar palabras certeras y crudas por palabras suavecitas para que no lastimen solo creó una zona de confort para muchos.

Les recordaré el trabajo del Dr. Michael Stone, quien tras pasar tiempo estudiando el comportamiento de distintos asesinos seriales, psicópatas, etc. Creó lo que ahora conocemos como la escala de la maldad. Dicha escala está compuesta por 22 casillas, mismas que van del nive 1 al nivel 22 incrementando la peligrosidad y comportamiento antisocial de cada personaje.

Dr. Michael Stone. Creador de la escala de la maldad.

En la primer casilla se encuentran personas normales, sin algún trastorno antisocial, pero que mataron en defensa propia, en el nivel 22 estarían los mutiladores, asesinos seriales, violadores, sádicos, quienes disfrutan ver sufrir a la víctima. En estos niveles se encuentran personajes que pertenecen a lo que conocemos como la tétrada oscura. (Narcisismo, psicopatía, maquiavelismo, sadismo).

Narcisismo:

El narcisismo, es probablemente el rasgo de la tétrada oscura que más se relaciona con comportamientos adaptativos, de hecho, a diferencia del maquiavelismo y la psicopatía, correlaciona positivamente con la inteligencia emocional (Papageorgiou et al., 2019). El sujeto con este rasgo se caracteriza por poseer un sentido de grandiosidad y superioridad con respecto al resto de personas. Presenta una autoestima auto-mejorada y se cree con mayores derechos que los demás.

Por ello, el sujeto narcisista tiende a la dominación, la explotación de los demás y a la demanda de atención. A los narcisistas les preocupa el éxito, el poder, la belleza y la brillantez. Tienen un autoenfoque y un sentido de la importancia personal engrandecido. Por todo ello, se creen merecedores de un trato especial. Sin embargo, pese a proyectar una imagen de éxito y seguridad, el narcisista vive también con una parte vulnerable que le hace hipersensible a las críticas (Morf y Rhodewalt, 2001).

Psicopatía:

Se caracteriza principalmente por la carencia de empatía, frialdad interpersonal, alta impulsividad, bajo control de impulsos y la búsqueda de sensaciones. El sujeto psicópata presenta además una autoestima exacerbada que le dota de un encanto superficial (Paulhus y Williams, 2002). Debido a una incapacidad para percibir sus estados internos, posee un fuerte componente de auto engaño y distorsión con respecto a su personalidad, por lo que tiene una percepción de grandiosidad con respecto al resto de seres humanos.

Maquiavelismo:

El maquiavelismo, a diferencia del psicópata, tiene una percepción de la realidad intrapersonal más ajustada, no presentan una mejora en la autoestima, teniendo un concepto de sí mismo más arraigado a la realidad. No presenta la impulsividad tan marcada propia del psicópata, de hecho, su conducta malévola se basa en la estrategia, la manipulación y el cinismo (Jones y Paulhus, 2009).

Sadismo:

El sujeto con este rasgo se caracteriza principalmente por obtener placer a través del dolor ajeno. El sádico busca la dominación psicológica y física, la intimidación, el control, el castigo y la humillación, disfrutando con el sufrimiento que eso produce en los demás (Buckels, Jones y Paulhus, 2013; O’Meara, Davies y Hammond, 2011), por ello tiene predisposición a involucrarse en conductas crueles que degradan a otras personas (Myers, Burket y Husted, 2006; O’Meara et al., 2011). En comparación con los otros tres rasgos de la tétrada oscura, el sádico presenta también una baja empatía y una inhibición moral, sin embargo, no se involucra en actos violentos para obtener una ganancia instrumental o defenderse, sino que la motivación principal es el disfrute asociado a la agresión (Buckels et al., 2013; Plouffe, Smith y Saklofske, 2018).

En investigaciones recientes agregaron el sadismo como un cuarto rasgo, por lo tanto la triada oscura de la personalidad o The dark triad pasaría a ser la tétrada oscura de la personalidad, y en ambos está situado el Narcisismo. Una vez dejado en claro que no debes normalizarlo te presento la escala de la maldad:

  • Nivel 1: mataron exclusivamente en legítima defensa, no muestran ningún tipo de tendencia psicopática.
  • Nivel 2: crímenes pasionales cometidos por amantes celosos. Pueden resultar inmaduros y/o egocéntricos pero no son psicópatas.
  • Nivel 3: compañeros, socios o amantes entusiastas de peligrosos homicidas. Tienen personalidad impulsiva y aberrante con rasgos antisociales.
  • Nivel 4: matan en autodefensa, pero provocaron en gran medida que sucediera la agresión hacia ellos.
  • Nivel 5: individuos traumatizados psicológicamente que están desesperados y asesinan a familiares que abusaron sexualmente de ellos. Pueden incluirse drogodependientes que el motivo de su asesinato es para conseguir dinero o droga, pero no poseen características psicopáticas significativas. Tienen cierto remordimiento por los actos cometidos.
  • Nivel 6: actúan impulsivamente, “en caliente”. No tienen características psicopáticas marcadas.
  • Nivel 7: individuos altamente narcisistas, no distinguibles de personas con algún tipo de trastorno psicótico, matan a gente de su entorno principalmente por celos o pasión.
  • Nivel 8: personas no psicópatas pero con altos niveles de furia reprimida, llegan a matar cuando algún evento la desencadena o enciende.
  • Nivel 9: amantes celosos despechados con características psicopáticas.
  • Nivel 10: asesinos que mataron a gente que se interponía en su camino o testigos que pudieran delatarle. Tienen personalidad egocéntrica pero no psicopática claramente distinguible.
  • Nivel 11: lo mismo que el nivel diez pero esta vez con personalidad psicopática notable.
  • Nivel 12: psicópatas ansiosos de poder que asesinaron cuando se sintieron acorralados.
  • Nivel 13: psicópatas repletos de furia, los cuales perdieron el control de ésta.
  • Nivel 14: conspiradores psicópatas despiadadamente egocéntricos, desean obtener un beneficio de alguien.
  • Nivel 15: psicópatas multihomicidas que en un día de estallido de furia matan a tantas personas se crucen por delante suyo a sangre fría.
  • Nivel 16: psicópatas que cometen varios o múltiples actos criminales, no se conforman con asesinar una vez y pueden incluir actos viciosos.
  • Nivel 17: asesinos seriales sexualmente perversos y torturadores-asesinos, aunque su finalidad principal es la violación pues el homicidio posterior es con el propósito de que la víctima no lo denuncie.
  • Nivel 18: homicidas que suelen torturar previamente a sus víctimas, aunque su principal motivación es el asesinato.
  • Nivel 19: psicópatas inclinados hacia el terrorismo, la subyugación, violación e intimidación.
  • Nivel 20: torturadores y asesinos psicóticos en quienes la tortura es la principal motivación.
  • Nivel 21: psicópatas interesados en extremo en la tortura, pero de quienes no se sabe a ciencia cierta si han cometido homicidios.
  • Nivel 22: torturadores extremos y asesinos psicopáticos los cuales la tortura es la principal motivación. Sus crímenes involucran tortura sexual prolongada, seguida por el asesinato de sus víctimas.

Los rasgos de la psicopatía incluyen: falta de culpa o remordimiento, Narcisismo, falta de empatía, encanto superficial, deshonestidad, tendencia a la manipulación, imprudencia y falta de apegos y de afectividad.

(Notaste que dentro de las características del psicópata se encuentra el Narcisismo?)

Por lo tanto el Narcisismo se encuentra también en el nivel más alto, comenzando desde el nivel 7 y llegando hasta el nivel 22. Aunque esto no quiere decir que todo Narcisista es psicópata, al menos sé consciente que eso tu no podrás saberlo ni diagnosticarlo, por lo tanto intenta ayudarte un poco.

¿Entiendes ahora la seriedad del tema?

¿Entiendes ahora que es un tema al que se le ha restado algo de gravedad y se ha normalizado?

No seas partícipe de esto, tómale la seriedad que conlleva y responsabilizate de ti, date la valía que mereces.

Sal del abuso!

Por experiencia sé que no es sencillo salir de una relación de abuso psicológico, sé que el vínculo traumático y la dependencia es grande, pero debe ser más grande tu sentido de supervivencia.

Entendamos y seamos responsables, que si bien es verdadero que no puedes ser culpable de algo que desconocías, en este caso el que seres tan oscuros como los Narcisistas y/o psicópatas existen; debes entender que una vez que eres consciente del tema, que estas informado(a) del tema, que eres consciente de que tu pareja es Narcisista; si eres responsable de ti, y tienes que hacerte responsable de tu futuro, de saber tomar correctamente tus decisiones futuras.

Que esta mala experiencia te sirva para transformarte, no te encierres en la burbuja del “echaleganismo y conformismo”, ni asegures que tu postura es la única y absolutamente verdadera; recuerda que eres humano y también tienes errores, y es un buen momento para que los analices, has introspección, autoanálisis para que puedas intentar mejorar como persona; que esa mala experiencia te lleve a cuestionarte absolutamente todo.

Alejandro ojeda.

Recuerden que este 1 de Junio es el día internacional sobre la concienciación sobre el abuso Narcisista

No normalices tu realidad.

“Un excelente momento para reflexionar sobre lo que están viviendo algunos; lo que ya vivímos muchos, y lo que seguramente si no compartimos la información correcta, y hacemos algo para que la gente esté preparada para estos personajes muchos otros pasarán a futuro, incluso hasta nuestros hijos.

Por: Alejandro Ojeda Para: Narcisistas al Descubierto.

31 de mayo 2021, Narcisistas al Descubierto. Mexicali, Baja California. México.